jueves, 26 de junio de 2014

Saludamos a alguien especial (VI)


Un día como hoy, pero de 1990 nacía en la ciudad de Montevideo una gran persona, gran amigo, compañero, honesto, racional, sarcástico irónico, pensador, en fin un gran hombre una persona a quien este blog le debe mucho, alguien a quien estimamos, nuestro procer, y por qué no, el procer de todos!

Enhorabuena por este año más de vida, estimadisimo Danilo!!!

FELICIDADES! Brindamos por vos!

(El día que cambie este lamentable texto de porquería para mi cumpleaños, ya no seré yo.)

Veinticuatro.-

Hoy Jueves 26 de Junio de 2014, cumplo veinticuatro años. Son aproximadamante las 13:26, no queda nadie en la oficina dado que todos han salido a su descanso. Me encuentro en el escritorio que está directamente detrás del mio redactando estas líneas.
Hace mucho tiempo que no escribo nada, en efecto, esta porquería de blog ha estado sumida en el abandono desde hace un par de años; en parte por falta de ideas, en parte por falta de ganas.

Cumplo veinticuatro años y no se muy bien que es lo que se supone que debo saber, o esperar. Me acerco al cuarto de siglo sin tener claras demasiadas cosas.
No se muy bien tampoco como debo sentirme al respecto, y menos aun si está mal o bien.

No me he puesto a pensar en demasidas cosas. De hecho, casi que abandoné esa tarea, y eso es algo que me molesta y me preocupa.
Quizá el mejor regalo de cumpleaños que pueda recibir son estas mismas líneas, torpes pero honestas, que me lleven al rencuentro conmigo mismo.

En unas horas va a ser publicada la clásica entrada de cumpleaños con la clásica foto un remate un poco absurdo al final que reza "El día que cambie este lamentable texto de porquería para mi cumpleaños, ya no seré yo." ... y quizá -sin darme cuenta- dejé de ser yo y me transformé en otra persona distinta, con vestigios de aquél Danilo.

Una vez más afirmo que no tengo claro si es bueno o malo, o si debe ser una de esas dos, y al igual que este texto, me encuentro carente de profundidad, de contenidos, de rumbos. Lo más extraño -y aterrador- es que no parece pesarme. 

Será que me he conformado? 

lunes, 23 de diciembre de 2013

Dos millares y catorce unidades de año, por favor.



Todo indica que el dos mil trece llega a su fin, dejando atrás trescientos sesenta y cinco días de vida y de muerte.
Diciembre no es mi mes favorito, ya lo sabe el querido lector, lectora y otro. No me agrada en absoluto todo el circo alrededor de las fiestas de Navidad y Año Nuevo. Sin embargo, año tras año, ahí estoy, levantando mi copa a las doce, fundamentalmente en el comienzo de siguiente año. Contradicciones tenemos todos.

En esta ocasión no prometeré nada, ni trazaré objetivos, ni desearé felicidad por compromiso, ni saludaré al más próximo que encuentre. Nada en absoluto. Solo me limitaré a levantar mi copa y brindar, brindar por todo lo bueno y lo malo que pasó y pasará. Brindaré por la gente que quiero. Por ustedes queridos amigos y amigas bloggers, que como dije una infinidad de veces, han sabido salvarme. Brindaré por la familia de TPLMP, por todo lo que significa, por mis amigos, por mi familia, por toda esa gente a la que quiero y necesito.

Y también brindaré por mí, por lo que soy, lo que fui y lo que seré, con las pocas virtudes que pudiere tener, y con todos mis errores y defectos. Por los aciertos y las cruces.
Voy a brindar saludando al nuevo año con un guiño, sin esperar demasiado de él, no por desencanto -para eso está la vida- sino porque pienso ir a buscar en él aquello que me falta.

Así que cuando el relos* señale que es tiempo de renovar esperanzas, trazar planes y nuevos objetivos, este humilde servidor, alejado de todo eso, tendrá su copa en alto y gritará ¡SALUD! a viva voz, por todos, en un grito que más que deseo dirá una mezcla extraña y caótica de agradecimiento y desahogo.-

En tanto, mozo, sirva a la barra dos millares y catorce unidades de año, por favor.

jueves, 19 de diciembre de 2013

Tengo ganas.



LA MÚSICA DEL BAR

después del turno no me esperen
hoy no los pienso acompañar
el fin de mes me trae mal
y este es un viernes especial
porque esta noche tengo plan
voy a buscarla cuando salga
para salir a conversar
jugado entero a mis palabras

y suena la música del bar
canto victoria en la vereda
puedo arreglar lo que hice mal
puedo abrir una brecha

hace dos siglos justo acá
en una noche de febrero
tronaba el batallón inglés
que dejó la ciudad ardiendo
brindemos por nosotros dos
y por los muertos en la guerra
por las historias de amor
que nacen en la Ciudadela

nos dicen que van a cerrar
no queda nadie en la vereda
dije: “me muero por un beso tuyo”
y me equivoqué
ahí me equivoqué

y suena la música del bar
canto victoria en la vereda
puedo arreglar lo que hice mal
puedo abrir una brecha

esta es la música del bar
canto victoria en la vereda
no pierdo nada con probar
no pierdo nada

Un mundo sin Gloria. Garo Arakelian.

lunes, 9 de septiembre de 2013

Cosas que pasan...

Es la segunda vez que me sucede una situación así. Pero esta vez, solo por molestar decidí publicar esta porquería de texto que le dejé al Sr. M. en su casilla de entrada.



Buenas noches Sr. M. 
Viernes 09/08/2013 - 19:10

Antes que nada, es evidente que usted no ha escrito este correo electrónico, y menos aun se lo ha enviado.
No, este mensaje lo escribió un simple usuario de ciber que prefiere, por razones de comodidad, mantenerse en el anonimato. No soy un hacker que ha hurtado la contraseña de su dirección de casilla de correo, ni mucho menos, simplemente fui el cliente siguiente a usted en la máquina número seis del "Ciber Sur" sito en Avda. Millán esq. Avda. L.A. de Herrera.

El motivo de este mensaje de apercibimiento -por llamarlo de alguna manera- es para indicarle que ha dejado usted abierta su cuenta de correo "*************@gmail.com" en la mencionada máquina del cibercafé. 
Podría yo haberla cerrado y no incluir este mensaje pseudo moralista y que todo siga su curso, sin prestarle demasiada atención, mas no siento que sea lo correcto dado que, como internauta, me preocupa la seguridad informática.
Para que no le vuelva a ocurrir este percance -ha tenido la suerte de que no me interesa causar mal alguno- le doy un par de recomendaciones a seguir la próxima vez que utilice una computadora pública.

1 Simpre que utilice una computadora de acceso público (como la de un ciber) procure navegar usando la función de navegación privada o de incógnito que todos los principales navegadores ofrecen.
Para activarla, debe usar una combinación de teclas que varían según el navegador, a saber:
  Google Chrome  ►  Ctrl + Shift + N
  Mozilla Firefox   ►  Ctrl + Shift + P
  Internet Explorer ► Ctrl + Shift + P
La navegación privada o de incognito, permite que usted navegue con confidencialidad, pues el navegador no registrará ningún dato de historial, contraseña o sesión, todo será borrado y cerrado una vez que usted cierre la última de las ventanas abiertas.*
De este modo, no solo no sufrirá este tipo de percances, sino que nadie podrá acceder a los sitios en los que usted hubiere navegado. Privacidad, en pocas palabras.

•2 Si la pc pública en la que debe trabajar no dispone de navegadores con esta función -ya sea porque no las tenga o utilice versiones muy antiguas (Firefox 3 o menos, Explorer 7 para abajo) deberá hacer lo que se hacía en la vieja escuela, que es cerrar sesión en sus diferentes cuentas de correo, comprobar que no quede nada abierto, y borrar manualmente los datos de navegación (generalmente se accede a través de la barra de herramientas del navegador, en el apartado herramientas)
Es un poco más engorroso, pero es algo necesario si usted quiere mantener la poca privacidad que nos va quedando en internet. Igualmente, es poco frecuente en la actualidad, encontrarse con máquinas que posean navegadores tan obsoletos, pero, nunca esta de más saberlo.

*Las descargas y datos que haya almacenado en el equipo si quedan, ya que no dependen del navegador, sino que pasan a estar alojadas en el disco de la pc.

Por último, y a modo de despedida, le pido que vele por su seguridad informática, le dejo un video a modo de ejemplo, http://www.youtube.com/watch?v=ntHsv4EmuTo Es algo que todos más o menos intuímos, pero que no deja de resultar chocante a la hora de la contrastación.-

Saludos y espero que esto que me he tomado el trabajo de escribir -con pésima sintaxis, por cierto- sirva para que navegue de forma más segura.

Nuevo paquete de actualizaciones

Correo a una amiga.

¿Qué tal mi querida profesora?
Le cuento que, como ya le adelanto Rodríguez (Enrique para la barra) el Miércoles próximo pasado ingresé a trabaja en la sección de contaduría de FRIPUR. Sin dudas ha sido una gran alegría, no solo por encontrar un empleo que me agrada -tanto por las tareas que debo realizar, como por el grupo humano que conforman mis compañeros de oficina- sino también por terminar con una búsqueda que se extendió un par de meses más de lo que había previsto, con un par de entrevistas bastante frustrantes en el medio (usted recordará  esa que le conté, en la que me hicieron ver manchas y preguntas genéricas y -a mi gusto demasiado estúpidas-  para determinar si era apto o no).

Aquí en FRIPUR todo fue bastante más sencillo y concreto de entrada, me sometieron a 3 entrevistas, la primera general, para conocerme, la segunda fue una instancia de pruebas (de cálculo, contabilidad, comprensión lectora y digitación) y la tercera la entrevista con el contador general para que de el visto bueno...y  agraciadamente, ¡quedé seleccionado!

Aparentemente me encuentro apto para realizar tareas contables de registación, pero no para interpretar manchas aleatorias en una hoja, jejejeje.
Supongo que eso de las manchas y todas esas patrañas debe estar propiciado por el auge de las consultoras, y porque las empresas pagan a ellas para que se encarguen del proceso de selección. Mas ese trabajo debe ser justificado, ergo el postulante es sometido a pruebas muchas veces absurdas paralas tareas a desempeñar (Ej.: a mi hno, le hicieron el mismo test para operario de depósito part time.)

El trabajo en sí, de momento es relativamente sencillo, lo que más cuesta es familiarizarse con el sistema informático y con las rutinas a seguir tras los diferentes hechos contables (dado que al ser una empresa de gran porte existen infinidad de movimientos diarios).
Otra tarea que rsulta por demás ardua, es memorizar el nombre de todos los compañeros de oficina (¡no menos de 30!) a los que todos los días les tento que preguntar el nombre.
Pero asumo que con el tiempo sortearé esos pequeños obstáculos y al cabo de unas semanas ya estaré desarrollando todas las tareas que sean de mi competencia en su total plenitud.

En fin, esas son las novedades más sigificativas de estos últimos tiempos. Aguardo su respuesta.
Sin más, me despido. 
Un gran abrazo, Danilo.