viernes, 8 de octubre de 2010

A veces me sorprendo.

Me sorprendo al verme sorprendido por ciertas cosas. Sorprendido no es el término que mejor describe lo que deseo decir, creo que más adecuado resulta el vocablo "afectado". Digamos que ya se demasiada cosas, mamá. Por eso no deberían sorprenderme ciertas respuestas, si afectarme, pero sorprenderme al punto de quedar atónito, ya no.

Igual, reconozco que cada vez deberían afectarme menos, pero en esto de la incoherencia has roto records, mi estimada madre. ¿Es que acaso somos tan diferentes? Tengo una razones y sentimientos encontrados, pues siendo razonables soy muy diferente a ti en varios sentidos y me alegro de serlo, pero sentimentalmente, CREO (cada vez con menos certeza) querer que nos parezcamos un poco, al menos en algunas directrices generales. 

La realidad, cada vez con mayor énfasis, se encarga de contrastar mas diferencias, pero no cualquier diferencia banal, no, estoy hablando de esas existenciales. Es decir, se que todos somos hipócritas y creo que es una condición innata del ser humano, al menos del contemporáneo que es el que creo conocer, me reconozco hipócrita en varios sentidos y creo que lo seguiré siendo hasta que muera, mas no es lo que considero ideal, ni lo que más me guste. A decir verdad, estoy a favor de la honestidad, y trato de ser honesto, incluso pagando el precio que ello implica. Se que no todos están dispuestos a pagar ese precio, quizá usted, Loreley sea una de esas personas. Y ya se lo dije, Sra. Martínez me refiero a usted de esta forma tan formal no por el respeto que le debo, sino por lo impersonal que lo siento. Si, entiendalo de una vez (por más que ya asumí que no lo entenderá nunca) la relación poco a poco se va desgastando y estamos llegando al famoso punto de no retorno, se me hace imposible darle avisos más explícitos, me desgasta mucho y a esta altura, no se si quiero seguir avisando. Entienda entonces, estimada Loreley, QUE NO ES TRAICIÓN.

Pero igual así, me siguen sorprendiendo, por así decirlo algunas actitudes, hechos y dichos suyos, Sra. Martínez, no pretendo cambiar 50 años, se que no lo haré, ni vale la pena intentarlo, pero ruégole desista de hacer y/o decir ciertas cosas que, por lo que tenga de verdadera decencia (ya ni siquiera le exijo cosas tales como amor), debería no repetir; pues -y esto ya en última instancia dado a que no me quiero extender por demás- no exija de los demás lo que usted misma no hace. DESE CUENTA DE UNA BUENA VEZ QUE ES DEMASIADO FÁCIL REBATIRLE CUALQUIER ARGUMENTO QUE EXPONGA, BASTA CON SOLO RECORDARLE CIERTAS COSAS (y ambos sabemos cual es el verdadero móvil de esas cosas, no se crea que no distingo entre error e internacionalidad.)

Sin más. 
Danilo López.

(Acotación importante: estimado lector, desista de la idea de hacer una película en donde la madre es la bruja maldita y el hijo el pobre santo condenado, pues no es así, al menos del todo así. Ni ella es del todo bruja, ni yo del todo santo. Con esto quiero decir, que no se apresuren a emitir juicios sin conocer toda la historia, ni en este ni en ningún caso. Recomendación en vano realizada, me despido.) 

(Segunda acotación no tan importante: para Bernini y quien más lo desee, de ahora en más esta sección tiene el título alternativo de "Historias secretas de las penas de un alma de un joven adolescente montevideano de 20 años". Para el resto de los mortales sigue siendo simplemente "Confesiones". A todos: sepan disculpar esta lerda burocracia )

8 comentarios:

Fernando Bernini dijo...

Lo más importante de este post es que hablaste de mí y tomaste en cuenta el cambio de nombre.
Todos sabemos que el nombre Historias secretas de las penas de un alma de un joven adolescente montevideano de 20 años. es mucho mejor que Confesiones.

Ah, no entiendo cómo no entendes que la madre siempre es la culpable de todos los traumas de su hijo. Igual, cuando te conectes quiero que me cuentes todo.

(:

# Rantifusa y Cruel # dijo...

Vos decís de manera muy formal lo que me pasa a mi, pero no con mi madre dado que es como una amiga para mi, sino con mi padre que es una mierda :)

A todo esto, es difícil y todo el mundo nos dice "no le des bola" pero no es tan fácil

Si puedo aconsejarte que adelante de ellas, no te muestres débil ni vulnerable a las idioteces que te dice. A mi me pasa que me dice cualquier cosa (y ya lo viste en mi bló) y lo recago a puteadas y me voy a mi cuarto, ahí lloro por horas a veces, pero adelante de el JAMAS! No le voy a dar el gusto...

Hay que ser fuerte detaquí, las cosas van a mejorar! Ojalá mejoren pronto :)

Beso grande!




PD: Me debes tarde de fotos & TicTacs :)

Detaquito dijo...

Gracias a ambos por los comentarios.

El_Hincha dijo...

Seria mas interesante si tu madre leyera el blog, y te respondiera en la seccion de comentarios... jejeje!

Pensalo... ¡se van a disparar las visitas! (aunque probablemente tambien te van a rajar de un voleo en el #@$%&!!! de tu casa)

Detaquito dijo...

O se pegue un tiro en la sien...

Por otra parte, no creo que este muy interesada en leer esta porquería, de lo contrario ya lo habria hecho.

Anónimo dijo...

Muy buen post, estoy casi 100% de acuerdo contigo :)

Anónimo dijo...

Buen articulo, estoy de acuerdo contigo aunque no al 100%:)

Detaquito dijo...

Gracias, estimados anonimos