viernes, 19 de noviembre de 2010

Detaquito Opina.

¿Qué tal? Es un gusto saludarlos mis queridos lectores, lectoras y otros. En esta oportunidad retorna una de las "joyas de la abuela" de esta porquería, nada más y nada menos que la sección Zoociedad.
Hoy, como en casi todas las oportunidades anteriores, tocaremos un tema que puede herir la suceptibilidad de algunos flojitos, sobre todo teniendo en cuenta la mediocridad que impera en TODOS los pseudo artículos de esta sección.
Sin más preámbulos, Zoociedad.
Quizá sea mi impresión, quizá sea una especie de paranioa que me ha invadido, pero creo que cada vez se pueden apreciar más psicólogos, sociólogos, procuradores, jueces, administrativos, directores y gente en gral. que integra el poco selecto grupo de los pelotudos.
Me enfocaré en los psicólogos, sociólogos y jueces pelotudos. Se preguntarán por qué los llamo pelotudos, es sencillo, porque esgrimen argumentos pelotudos.

Digamos que lo que más me preocupa es el creciente aumento del número de expositores afiliados a esta categoría. Por citar un ejemplo, una jueza dice que un menor no puede ser juzgado como un adulto debido a que no está en una edad que le permite alcanzar la completa madurez mental como para discernir entre que cosa es buena y que cosa es mala.
Pongamos por caso el de un menor que asesina a una persona con el objetivo de sustraerle sus pertenencias. El púber merece un trato especial por ser menor, porque no es completamente capaz de discernir que lo que acaba de hacer es un acto irremediable y de gran maldad que va en contra de todas las normas penales y morales que puedan existir, pero sin embargo el pillín atracó a su víctima empuñando una pistola 9 mm. y le sustrajo dinero y bienes personales y luego de eso efectuó una detonación apuntando al rostro o torso de la víctima, es decir, fue capaz de discernir que debía llevar una pistola 9 mm y no una banana, también supo que cosa exigir, en vez de pedir caramelos dijo "dame la guita y el celular o te quemo", y supo como accionar el percutor para que la bala del arma saliera disparada hacia el rostro/torso de la víctima y no al propio.

Este es un caso hipotético producto de mi iracunda imaginación, pero lamentablemente no se aleja demasiado de alguna parte de la realidad. Digamos que si YO, hoy, hago eso se me procesa por homicidio en primera persona especialemte agravado y afronto una pena de 20 años. Pero si lo hacía hace 4 años atrás no habría estado plenamente consciente de mis actos y a lo sumo habría pasado 6 meses 1 año en un instituto correccional, contando que no me fugué antes, para después al momento de cumplir mi mayoría de edad y adquirir mi conciencia poder salir libre de culpas y sin un prontuario legal.

Honestamente, me parecen medio pelotudos esos argumentos, digamos que son algo inconsistentes ante un razonamiento sencillo (como este) o alguno medio complejo (que seguro aportaran los lectores, lectoras y otros). Estoy convencido que la solución está en la educación, el diálogo y la comprensión, así también como en el afecto, el cariño y la comprensión, es más estoy a favor de la integración, de la inclusión social y de la rehabilitación, PERO SEÑORES Y SEÑORAS, UNA COSA ES UNA COSA ES UNA COSA Y OTRA COSA ES OTRA COSA.
Esta bien que busquemos el diálogo, la apertura, etc., pero que pretendan hacerme pasar por idiota no. Así que por favor, les pido encarecidamente que dejen de hacerse los imbéciles, que dejen de lado un poco la psicología teórica (que tan bien funciona en los papeles) y que comencemos a actuar de forma acorde a la realidad. 

Es decir, basta de consideraciones PELOTUDAS, quieren reeducar, reeducamos, pero que valga la pena, que CUESTE, que se piense dos o tres veces antes de hacer una idiotez, porque de seguir así se nos viene una tormenta que te vas a reír de Santa Rosa.

6 comentarios:

Fernando Bernini dijo...

La mejor solución es liberar a todos los que están encerrados, literalmente, en el INAU. Eliminar también dicho organismo y crear un sistema de rehabilitación de jóvenes.

Si tuviese 14 años y me encerraran 23 horas al día en un ambiente de dos por dos, saldría con ganas de violentar al primero que se me cruce.

Detesto salir a la calle y que un chiquilin pueda robarme o matarme. Detesto a los funcionarios del Inau. Detesto el circo mediático.

Detesto esta zoociedad.

· Reina de las Taradas · dijo...

Bernini enloqueció!

La solución es matarlos a todos!!!!


Si, lo digo en serio

Fernando Bernini dijo...

La palabra menor es de mayores. Y los mayores crean menores. Y los menores matan. Y muere la zoociedad. Y la zoociedad los quiere matar a todos. Y todos repiten la palabra más simple de este país: menorinfractor.

Me enojo. Tengo rabia. Los quiero matar a todos. Aunque después pienso, porque me estimularon a pensar, que no puedo estar de acuerdo con la zoociedad.

No soy simple. No soy tarado. Entonces los menoresinfractores se convierten en niños condicionados socialmente.

Los chicos de acá a la vuelta, porque ellos no son menores, están condicionados a consumir. Consumen Discovery Kids y compran en español neutro. Uniformados al colegio van cargados de cuadernos, libros y colores. Están adentro.

Los menores de algún lugar de allá, porque ellos no son chicos, están condicionados a consumir. Consumen lo ajeno y roban en español armado. Uniformados al carro suben cargados de sueño, mugre y hambre. Están afuera.

Entonces, me pregunto a quién tengo que matar.

Detaquito dijo...

Y... ¿que se yo?

andal13 dijo...

Muy complejo todo. Pero como sea, parece que a nadie le interesa enfocar la raíz del problema... qué es lo que lleva a un gurí a creer que empuñar un arma y robar es la única opción de vida que tiene.

Detaquito dijo...

Claro que interesa, eso es lo que verdaderamente impora. Concuerdo con usted mi queria Andal.

Lo que ocurre es que esta situacion actual me satura, se que es dificil (si no imposible) llegar a las causas e intentar revertirlas y se que lo ideal seria transitar por esa senda, pero lamentablemente no es asi.

Y en el interin en donde nos decidimos si actuar o si no actuar, como actuar, por que actuar, a quien le corresponde actuar y que se yo cuantas cosas mas, la situacion tiende a seguir (si no sigue) empeorando y mientras se siga teorizando a ese nivel la solucion mas se alejara.

Pero estoy de 126% acuerdo que detras de este tema subyacen cuestiones de mayor complejidad e importancia, y que me temo escapan a nuestro dominio...
Pero quien te dice, Andal querida, que por ahi, por alguna causalidad, se de vuelta la tortilla, ta dificil (si no imposible) porque no tengo la sarten por el mango, peeeeero mientras sigo luchando.