miércoles, 26 de junio de 2013

Saludamos a alguien especial (V)


Un día como hoy, pero de 1990 nacía en la ciudad de Montevideo una gran persona, gran amigo, compañero, honesto, racional, sarcástico irónico, pensador, en fin un gran hombre una persona a quien este blog le debe mucho, alguien a quien estimamos, nuestro procer, y por qué no, el procer de todos!

Enhorabuena por este año más de vida, estimadisimo Danilo!!!

FELICIDADES! Brindamos por vos!

(El día que cambie este lamentable texto de porquería para mi cumpleaños, ya no seré yo.)

miércoles, 19 de junio de 2013

Temporalmente fuera de servicio II


Queridos amigos bloggers, dora sufrió un pequeño ataque binario y se encuentra internada. Esperemos que en breve le den el alta. De momento, mi participación en blogger se verá -aun más- reducida. Sepan disculpar las molestias, estamos trabajando para ustedes.

Les quiere Detaquito.

martes, 11 de junio de 2013

Entre penumbras.

Soñé que mi amor vivía en la calle Aranguá. Iba a por ella. Tenía que estar en su casa de la calle Aranguá a eso de las 19 horas, pero a las 18:16 ya estaba por la zona de su residencia. Además de estar llegando 45 minutos antes de lo convenido, mi problema era que no encontraba la calle en cuestión, de hecho, transitaba por una paralela, que salía a la rambla, porque en mi sueño, la calle Aranguá queda en el Buceo.


Los sueños tienen esas cosas, no son bien recordados, mueren al alba. Por eso no recuerdo el nombre de la calle paralela, mas se bien que salía a la rambla y que por celular lograba comunicarme con mi amada. Se que hablé con ella, pero su voz me es imposible recordar o acaso imaginar.

En el auto -porque manejaba- iba por la rambla buscando el primer retorno para pegar la vuelta en U y poner rumbo a Aranguá, la calle de mi amada. Tuve una imagen satelital de la calle en el GPS. Realmente quería llegar a su encuentro. Pero el despertador, tirano, impío e irrespetuoso, se encargó de tirar por piso todos mis esfuerzos.

Y ahí quedó un encuentro a mitad de suceder, que no logró ser por infames minutos. Me pregunto que será de mi amada, si aun sigue allí, esperando a mi llegada, ¿qué será de ella? Apenas la soñé y ya la extraño. ¿Y de mi? Ya no soy el mismo.

A veces no se ni para que sueño, te juro.

Perdón, perdón amada mía, perdón por no haber llegado, pues a pesar de ser un sueño, una vez más te he fallado. Ansío volver a los terrenos de Morfeo para concretar nuestro encuentro, pero algo en el corazón me dice que te he perdido en el recuerdo.
Y como no pude despedirme, ni siquiera abrazarte, decirte en soñadas palabras cuanto te quiero, amada mía, te escribo estas líneas, torpes, insuficientes e inadecuadas, para intentar -aunque en vano sea- redimir mi error.

viernes, 7 de junio de 2013

Bonus track


Hace tiempo que no dejaba una pieza musical en la porquería. Hoy me dieron ganas de dejar esta obra de arte del amigo Fernando Cabrera, Viveza. NO tengo mucho más que agregar, salvo que disfruten del video.

De yapa, esta joya de la querida profesora Andal13, que retrata al propio Fernando. 

Retrato extraído de Lápiz y Papel de Andal13

jueves, 6 de junio de 2013

Pocillos vacíos.

Una tenue brisa otoñal invadió el vetusto bar del Pocho. Ya eran más de las siete de la tarde de aquél Jueves de Abril. La tertulia, como de costumbre, había terminado y solo quedábamos Rosiello, Salas, Pocho, y quien suscribe, junto a unos pocillos vacíos y restos de puchos en la mesa del Conde (así le decíamos a Rosiello, que insistía abnegadamente en hacernos creer que perteneció a la nobleza italiana, habiendo heredando el título de "Conde di Potenza".)
Pese a la prohibición estatal, en el bar del Pocho aun se sigue fumando, solo los contertulios asiduos tienen tal concesión; aunque a decir verdad, Pocho ya está grande y cualquiera le fuma en donde se le cante. 

Foto robada de aquí
El primero en llegar fue Horacio, el barajador. Él no sabe nada de truco, no entiende el juego ni le gusta, pero por unas grappas o cañas nos hace de barajador. Siempre se presenta puntual, esperando la clásica medida de bienvenida, algo así como una especie de presentismo.
Unos minutos más tarde llegaron dos jugadores más, venían juntos, como de costumbre. 

El flaco Jesús bromeó al entrar "disculpen muchachos, saben que con esto de la eternidad, la puntualidad es un concepto irrisorio" a lo que su compañero de juego retrucó -mientras se sacaba la capa- "Si, en realidad él quería resucitar a los cinco minutos, pa' dejar a todos con el culo a dos manos, ¡pero también se le pasó y terminó haciéndolo tres días después en una cueva cagada!" 
"La puta que te parió, tiznao" le respondió el flaco al diablo, entre carcajadas.

La espera por los demás jugadores fue muy amena, al igual que todos los Jueves. Entre humoradas, grappas, cañas y puchos, cada uno fue tomando su lugar. Pocho, desde el mostrador, llamó a Horacio para hacerle entrega de los cascados mazos de cartas tatú. 
"A ver si cambiás las cartas, amarrete" le gritó Salas a Pocho, pero un "Pagá lo que debés, atorrante" le dio vuelta la tortilla. Alguien rió.

"Arrancamo' así" dijo Salas, "total estos no se sabe a que hora pueden caer". 
"Y bueno, dale si te pinta" respondió el flaco Jesús, y agregó "che, tiznao, ¡traete unas grappitas que arrancamo'!"
"¿Tiramos reyes para saber quién es con quién, o seguimos con las parejas de las semana pasada?" pregunté. "No, seguimo' las mismas que esta vez les vamo' a romper el ojete" replicó el diablo.

El juego comenzó.